Cuando a Albert Einstein le preguntaron ¿Qué se siente ser el hombre más inteligente del planeta?, él respondió: «No lo se, pregúntenle a Nikola Tesla».