Origen

La primera esfera geodésica fue diseñada tras la Primera Guerra Mundial por el ingeniero Walther Bauersfeld. Se construyó y se abrió al público en 1922 albergando un planetario.

Unos 30 años después, R. Buckminster Fuller, más conocido como Bucky Fuller, denominó a este tipo de estructura “cúpula geodésica”. Aunque no fue su inventor original, él desarrolló y popularizó la idea, llegando a obtener la patente norteamericana.

La cúpula geodésica sorprendió por ser extremadamente fuerte a pesar de su poco peso, por la estabilidad que le daba su superficie triangulada y porque una esfera encierra el mayor volumen en la menor superficie.

Fuller esperaba que la cúpula geodésica solucionara los problemas de falta de vivienda originados en la postguerra. Con esa esperanza diseñó las dos versiones de la Dymaxion House.

Sin embargo, desde un punto de vista práctico, las construcciones geodésicas tenían algunas desventajas. Tenían muchas más caras que las estructuras convencionales de caras planas, al tener más caras era más complicado prevenir las goteras y, además, los espacios encerrados por paredes curvas eran menos útiles que los encerrados por paredes planas.

Fuller no consiguió que las cúpulas residenciales adquiriesen la popularidad que él esperaba. A pesar de esto, él mismo Bucky Fuller vivió en una cúpula geodésica en Carbondale, Illinois.

Por otra parte, estas cúpulas fueron adoptadas con éxito en el ámbito industrial. Se construyeron fábricas, almacenes, observatorios meteorológicos e incluso auditorios en diversos lugares de Estados Unidos.

La cúpula batió récords como el de superficie cubierta, el de volumen encerrado y el de velocidad de construcción.
Después se introdujeron a una mayor audiencia como pabellones en diversos lugares públicos, como el pabellón de EE. UU. de la Exposición Universal de Montreal de 1967 que ahora se mantiene bajo el nombre de Biosphère y alberga un museo interactivo.